Vía subcutánea, esa gran desconocida

En la entrada de hoy queremos poner el foco en la vía subcutánea, una buena aliada para pacientes y profesionales que ha demostrado grandes ventajas, fundamentalmente en situaciones de especial vulnerabilidad. Se trata de una alternativa segura y eficaz que se utiliza de manera habitual en algunos ámbitos, concretamente en los cuidados paliativos. A pesar de ello, sigue siendo una gran desconocida entre la mayoría de los profesionales sanitarios.

En los últimos años, han visto la luz numerosos artículos de relevancia, algunas revisiones y varias guías respaldadas por organizaciones científicas y grupos de expertos que nos permiten, hoy en día, utilizarla a la luz de un buen respaldo científico. Destacamos hoy dos guías de carácter práctico y solidez científica:

 

 

¿Qué es la vía subcutánea?

La vía subcutánea es una forma de administrar medicación a través del tejido subcutáneo, la capa más profunda de la piel.

 

¿Qué ventajas tiene?

  • El tejido subcutáneo se encuentra en todo el cuerpo, tiene pocos receptores del dolor y dispone de una gran irrigación sanguínea, lo que permite una buena absorción de los medicamentos.
  • Es poco agresiva, ya que la técnica de inserción es sencilla y poco dolorosa.
  • Su uso y mantenimiento es muy sencillo y seguro, por lo que el propio paciente y su familia pueden utilizarla.
  • Es más confortable que la vía venosa.
  • Es igual de efectiva que la vía intravenosa y tiene menor riesgo de complicaciones.

¿Tiene algún inconveniente?

  • La absorción es algo más lenta que en la vía venosa y puede verse comprometida en situaciones de baja irrigación de la piel, edematización o lesiones cutáneas.
  • Permite la administración de volúmenes menores que la vía venosa.
  • A pesar de que el número de fármacos que pueden utilizarse es muy amplio, no todos son apropiados.

¿Cómo se utiliza?

Puede implantarse en cualquier zona del cuerpo.

El material necesario es simple: una palomilla, que se inserta con un ángulo de 45ª a 60º. Si no hay complicaciones, se puede mantener 7 días o más.

Créditos: Ilustración 1. figura 7.1, monografía SECPAL vía subcutánea en cuidados paliativos. Ilustración 2. figura 7.3 monografía SECPAL

 

Los tratamientos se pueden administrar de forma continua o intermitente (no más de 3ml).

 

¿Qué fármacos se pueden utilizar?

Diversos estudios permiten avalar el uso de una gran variedad de medicamentos: analgésicos opioides, antiinflamatorios, corticoides, benzodiacepinas, neurolépticos, antiepilépticos, antiespasmódicos, antieméticos, diuréticos, antibióticos, etc.

Se ha comprobado, además, que la hidratación subcutánea (también llamada hipodermoclisis) es tan efectiva como la intravenosa, pudiendo absorber hasta 1500ml diarios por cada punto de inserción.

En definitiva, la vía subcutánea es una alternativa útil, eficaz, segura y respetuosa. Conocerla y darla a conocer es, sin duda, un paso adelante en la riqueza del cuidado.

 

Esperamos que os haya gustado esta clara explicación sobre la vía subcutánea que nos ha aportado nuestro colaborador Pablo Flors (@Pablo_Flors).

 

Un saludo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar su navegación en la página web, conocer cómo interactúas con nosotros y recopilar datos estadísticos. Por favor, lee nuestra Política de Cookies, para conocer con mayor detalle las cookies que usamos, su finalidad y así como poder configurarlas o rechazarlas si así lo considera. ACEPTAR

Aviso de cookies
Accesibilidad